el retorno al sexo tórrido de R. Kelly

Hoy saltaba la noticia: R. Kelly promete volver a la música explícita. Y es que tras sus dos últimos álbumes, “Love Letter” (2010) y “Write Me Back” (2012), con un sonido basado en el soul de los sesenta y los setenta y con canciones sobre el amor y el romance, el autoproclamado “Flautista de Hamelín del R&B” ha declarado que no piensa abandonar las letras sexuales que contribuyeron a su popularidad. Por eso, es un buen momento para recordar su álbum recopilatorio “The R. In R&B Collection, Vol. 1” (Jive, 2003), una colección de algunas de sus guarradas más celebradas.
“El último de los grandes soul men”: así califican algunos a R. Kelly, por sus claras influencias de Sam Cooke, Al Green, Stevie Wonder y Marvin Gaye. Exagerado o no, su obra es excelente, como demuestra el recopilatorio The R. In R&B Collection, Vol. 1.
Crucemos los dedos: Kelly no debería seguir el destino de Gaye o Cooke, con desenlaces dignos de tragedia griega. Pero como ellos, su obra oscila entre la sexualidad y la religiosidad. Con un sonido enraizado en la tradición de su Chicago natal, donde el blues se hizo urbano y la influencia de la iglesia es evidente, Kelly se mueve entre esos dos extremos.
El elemento más distintivo de su estilo es su carnalidad explícita (en Sex Me,  Bump N’ Grind, Your Body’s Callin’ o  Feelin’ On Yo Booty), pero Kelly pasa fácilmente de la fiesta del sábado noche al sermón del domingo por la mañana, y también compone muestras de espiritualidad (I Believe I Can Fly o I Wish).
Durante los noventa, su elegante fusión de R&B, gospel, pop, hip hop, y soul clásico le proporcionó más éxitos en el Top 40 que a cualquier otro artista masculino. Como vocalista, compositor, productor y remezclador, ha conseguido seis álbumes de platino y varios números 1, y ha colaborado con Mary J. Blige, Gladys Knight, Michael Jackson, Janet Jackson, Luther Vandross, Notorious B.I.G., NAS, Aaliyah y Toni Braxton.
Kelly ha recorrido un largo camino desde Born Into The 90’s, su debut en 1992 junto a Public Announcement, cuando el new jack swing daba sus últimos coletazos. En el 93 le siguió 12 Play, y su tercer álbum, R. Kelly (1995) fue su primer número 1 en pop y R&B. Kelly consolidó su liderazgo crossover con el single ganador de tres Grammy I Believe I Can Fly(1996), para el filme Space Jam. En 1997 triunfó con otra canción para el cine, Gotham City de Batman & Robin.
Su cuarto disco, el doble R. (1998), más ambicioso que nunca, logró el número 1 con I’m Your Angel (a dúo con Celine Dion). Kelly volvió en el 2000 con TP-2.com, su “regreso al dormitorio”, con trallazos como Fiesta, con Jay-Z. Ambos artistas se reencontraron en 2002 en The Best Of Both Worlds. Ese año, Kelly se vio envuelto en una vorágine de sexo y cintas de vídeo, y fue acusado de veintiún cargos de delitos relacionados con la pornografía infantil. Por si fuera poco, su disco Loveland fue pirateado: desechó algunos temas, grabó otros nuevos, y rehizo el álbum como Chocolate Factory (2003).
Y llegamos a The R. In R&B Collection, Vol. 1, un retrato de la aportación de R. Kelly al R&B: una mezcla sedosa de ritmos hip hop y fraseo melódico soul capaz de derretir a cualquiera.

About Ciudad Criolla

Ciudad Criolla tiene como objetivo constituirse como un punto de referencia para todos los aficionados a la roots music elaborada en Estados Unidos; una roots music cuyo principal rasgo es, precisamente, su impureza construida sobre una mezcla de influencias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: