noticias

Honky Tonk, goodbye blues

El templo barcelonés del blues: así era conocido “extraoficialmente” por los aficionados al género este emblemático local. Por él han pasado la plana mayor de los bluesmen catalanes, estatales e incluso internacionales. A dos años de cumplir el cuarto de siglo, hoy ha comunicado su cierre.

En 2016, el Honky Tonk Blues Bar fue el merecedor del premio Big Bill Broonzy otorgado por la Societat de Blues de Barcelona (SBB) en reconocimiento a su labor realizada para promover el género. Y en 2018 cumplió veinte años, motivo por el cual escribí un artículo en el Anuario 2018 de la entidad y, más tarde, una extensa entrevista con sus responsables en estas páginas.

Pero, aunque no queramos y nos duela, todo tiene un fin, y hoy podía leerse en el perfil en Facebook del local el siguiente comunicado:

“Amigos, hoy es un día triste para nosotros. En unos días el Honky Tonk CIERRA definitivamente. Esta es nuestra despedida:

Recordando nuestro primer tríptico, el tren del blues llegó a Sants en febrero de 1998.
Un tren nacido de muchas sobremesas entre cuatro amigos de instituto. Carles, Blas, Jordi y Núria, amigos de una etapa, que entonces ya era bastante larga, y en la que compartíamos ilusiones y proyectos.

Cada uno de nosotros aportaba sueños diferentes: poder vivir de la música, el bar al que nos gustaría ir, escuchar música en directo, trabajar detrás de una barra, el trato directo con la gente… Una idea absolutamente romántica que queríamos y que pudimos hacer realidad en el Honky Tonk Blues Bar.

Un local diseñado, construido, pintado y decorado hasta el último detalle por nosotros con la inestimable ayuda de familiares y amigos. No fue un principio fácil, pero nuestros objetivos se cumplían y conseguir poder hacer conciertos y tener un público entusiasta fue muy enriquecedor.

Durante el camino ha habido cambios y algunos han bajado del tren. Perder al ‘alma mater’ (aunque nunca nos ha dejado del todo) fue como si faltara un travesaño en la vía, pero, afortunadamente, como si se tratara de una película de los Hermanos Marx, llegó Alberto y, al grito de ‘¡más madera!’, empujó la locomotora con energía e ilusiones renovadas.

Han sido un montón de años en que se han hecho y desecho parejas y amistades. Años en los cuales se han estrenado y se han formado músicos a quienes hemos visto crecer, literalmente, tanto personal como profesionalmente. Hemos tenido un repertorio de artistas de una categoría que nunca habríamos imaginado, gracias, muchas veces, a los mismos músicos, a los cuales nunca les estaremos lo suficientemente agradecidos.

Y, por descontado, hemos tenido una clientela envidiable. Hemos forjado amistades con muchos de vosotros y seguro que también algún que otro enemigo. Y, como guinda del pastel, hemos tenido el reconocimiento de la SBB (Societat de Blues de Barcelona) que nos otorgó el premio Big Bill Broonzy.

Soñamos un bar de blues de pequeño formato y cercano y hemos tenido, también gracias a vosotros, un bar de blues del que estamos seguros que dejará, en mayor o menor medida, huella en la historia de muchos de nosotros, del barrio y del blues en Barcelona.

Ahora, por causas ajenas a nosotros, después de 23 años, la maquinaria se detiene y, para despedirnos y sacarnos este regusto agridulce, queremos acabar como empezamos: echando un trago a vuestra salud de one bourbon, one scotch, one beer…”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s