memorias

Cómo vivíamos sin internet

Los problemas de Enjuto con internet

Muchos quizá encuentren exagerada la reacción de Enjuto Mojamuto, uno de los geniales personajes del programa Muchachada Nui, en El peor día de mi vida, ese memorable episodio en el que se desesperaba porque no le funcionaba internet. Y es que la red nos ha traído muchas alegrías, en especial a los amantes de la música.

Estos días me he encontrado con uno de los muchos ejemplos de lo que se puede hacer gracias a internet. Empecemos: el día 21 de junio, en el tablón de anuncios de mi página en MySpace, recibí un boletín de Lila Downs donde me informaba de que acababa de ponerse a la venta –solo en México– un nuevo CD titulado El alma de Lila Downs / The Very Best Of, acompañado de un DVD con un concierto grabado en Madrid.

El mismo día 21 me fui a la tienda online de México MixupMusic Store. Para entendernos, es una especie de Amazon de ese país que, por suerte, vende en todo el mundo. Era la segunda vez que compraba allí: la anterior, fue cuando buscaba el DVD de la película Frida. Naturaleza viva, una mítica producción de 1984 protagonizada por Ofelia Medina en el papel de la pintora. La acababan de proyectar (el 9 de septiembre de 2003) en Caixafòrum, y recuerdo que comentaron que había sido muy difícil conseguir una copia, y que gracias al consulado mexicano la encontraron. Yo no tardé ni dos horas en localizarla y en comprarla.

Volvemos a Lila. Como mi experiencia con Mixup había sido muy buena, decidí comprar el nuevo CD/DVD de la cantante. Sobre todo, teniendo en cuenta el anuncio de “Solo disponible en México”. El 24 de junio recibí un mail de la tienda donde se me avisaba de que “Su pedido ha sido enviado el día de hoy a través de DHL”.

El anuncio que lo desencadenó todo

Y hoy, 1 de julio, he recibido el paquete directamente desde México, en concreto desde un sitio llamado Lago Tana, después de pasar por Ciudad de México, Wilmington Airpark (Ohio) y East Midlands (Inglaterra). ¿Y el precio? Con gastos de envío incluidos, 415,12 pesos mexicanos. O lo que es lo mismo, 25,88 euros.

Es decir, en solo diez días ya tengo un CD/DVD que no se editará en España (o si se edita, vete a saber cuándo), y a un precio razonable (por ejemplo, el doble CD/DVD de Mikel Erentxun Tres noches en el Victoria Eugenia, cuesta en FNAC 27,95 euros).

Ahora pensemos lo que habría pasado hace años, cuando no existía la red: probablemente, no habría sabido que en México se había publicado el disco, o quizá lo habría leído en una revista un mes después. Una vez enterado, no tendría manera de conseguirlo, a menos que tuviera algún conocido en ese país que fuera tan amable de comprármelo y enviármelo. De lo contrario, podría recurrir a una tienda de discos y pedir que lo importaran, con lo que, aparte de tardar más de quince días, me costaría un mínimo de 30 euros, tirando muy por lo bajo.

O sea, que no me vengan con hostias los apocalípticos que solo hablan de internet cuando sale en las noticias porque han encarcelado a un grupo de pedófilos, y ven en la red al enemigo de la humanidad. ¡No jodamos!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s