artículos

Floyd Cramer, el pianista de las leyendas

Es reconocido por ser uno de los creadores del “sonido Nashville” de finales de los años cincuenta y principios de los sesenta, con su estilo distintivo de tocar el piano. Lo recordamos el día de su nacimiento, el 27 de octubre de 1933.

Floyd Cramer, nacido en 1933 en Shreveport (Louisiana), empezó su carrera en los años cincuenta como músico de sesión en el programa de radio Louisiana Hayride, donde acompañó a grandes artistas como Jim Reeves, Faron Young, Webb Pierce e incluso, cuando era aún una figura emergente, Elvis Presley. Su primer single fue Dancin’ Diane, en 1953.

Tras conocer al guitarrista Chet Atkins, este lo animó a trasladarse a Nashville. En 1955, Cramer se plantó en esa ciudad y se convirtió en el pianista de la mayoría de grabaciones de RCA Records; así, tocó en cientos de sesiones para Brenda Lee, Patsy Cline, Eddy Arnold, Roy Orbison, Don Gibson y The Everly Brothers, entre otros, y coincidió de nuevo con Elvis en discos como el single Heartbreak Hotel (1956).

En esa época, Cramer desarrolló lo que después se conocería como “Nashville Sound”, un estilo despojado de los elementos tradicionales del country y el honky tonk y adornado con un toque más “pulido” y progresivo.

Chet Atkins, Buddy Harman, Floyd Cramer y Bob Moore

Así pasó a formar parte de The Nashville A-Team, el nombre que se dio al grupo de músicos de sesión que tocó para grandes estrellas. Entre ellos estaban el batería Buddy Harman, los guitarristas Chet Atkins, Harold Bradley y Hank Garland, el bajista Bob Moore, el pianista Pig Robbins, el saxo Boots Randolph, los pedal steel Buddy Emmons y Lloyd Green y el coro The Jordanaires.

En 1957 Cramer lanzó su primer LP en solitario, That Honky Tonk Piano. En 1960 tuvo un cierto éxito con el instrumental Last Date, y en 1961 con On The Rebound y con su versión del San Antonio Rose de Bob Wills. En esa década, lo siguió intentando con los álbumes Hello Blues (1960), Last Date (1960) y I Remember Hank Williams (1962). Pero su carrera como solista quedó eclipsada por su faceta como músico de sesión.

Entre 1965 y 1975, grabó anualmente un álbum Class Of…, una colección de los hits del año adaptados a su estilo. En 1971, se unió a Chet Atkins y a Boots Randolph para el disco Chet, Floyd & Boots, y en 1977 exploró la tecnología de los sintetizadores en Floyd Cramer & The Keyboard Kick Band. Tres años después, editó su último éxito significativo, una versión de la sintonía de la serie Dallas.

Fallecido el 31 diciembre de 1997 en Nashville a los 64 años a consecuencia de un cáncer, tal vez no ha pasado a la historia por sus propias obras, pero Floyd Cramer será recordado por haber adornado con su piano las grabaciones de algunas de las leyendas del country.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s