discos, entrevistas

La tranquilidad virtuosa de Xavier Julià

Xavier Julià, viéndolas pasar

Es uno de los guitarristas más versátiles de la escena barcelonesa, como avala su experiencia junto a un montón de bandas míticas de los ochenta. Acaba de editar Alternativament, su primer trabajo en solitario, un álbum instrumental que se erige en un remanso de paz en el (demasiado) ruidoso panorama actual.

Xavier Julià es considerado por muchos como el guitarrista de la “movida de los ochenta” por su participación en varios proyectos importantes en la Ciudad Condal, gracias a su enorme eclecticismo, capaz de pasar del sonido más killer al estilismo más elegante y de tocar pop, rock’n’roll, rockabilly, heavy o punk.

Nacido en Barcelona el 16 diciembre de 1958 –“el mismo año que Prince, y el mismo día pero un año más tarde que Antonio Vega”–, su carrera empezó en 1980 como integrante de Los Intocables de Loquillo –después serían Los Trogloditas–, con quienes militó hasta 1983.

Más tiempo estuvo acompañando a Melodrama (entre 1981 y 2016). De forma paralela, entre 1984 y 1985, fue guitarrista del grupo de Morfi Grei (ex Banda Trapera del Río), y fundó Aurelio y los Vagabundos con el exbajista de Los Rebeldes, Aurelio Morata, activos entre 1984 y 1987 y reaparecidos en 2015-2016.

Con ese background, ¿por qué has tardado tanto en lanzarte en solitario? Nunca encontraba el momento anímico ni material para poder involucrarme con garantías de satisfacción y para sacar la energía que llevaba dentro. Este disco es una manera de anunciar que existía un Xavier Julià alternativo a las bandas de rock en las que estuve y quería dejar constancia de ello, aunque fuera en petit comité.

Si repasamos tu carrera, este álbum no tiene nada que ver con lo anterior. ¿Ha sido un intento de huir de la “vorágine” del rock? No es que quisiera huir, aunque acabé un poco harto del mundo que rodeaba el rock; es que con la edad lo ves todo más relajado. La época de romperlo todo ya ha pasado. Las músicas instrumentales con guitarra protagonista siempre me han atraído. Con 18 años fui a ver a Carlos Santana a la plaza de toros de Las Arenas de Barcelona y quedé cautivado. El hecho de no necesitar una voz, una letra para comunicar con la gente me fascina. Pero en los años ochenta y noventa para mí hacer eso era imposible.

Elegancia y virtuosismo

Alternativament es una colección de diez composiciones propias de Julià, quien también se ha encargado de producirlas y de tocar todos los instrumentos –guitarras, batería, bajo, teclados y percusión–, “siempre buscando el sonido más directo posible, la energía del escenario”, mientras que de la masterización se ha encargado su hijo Xavier Julià Jaques.

Evidentemente, la guitarra eléctrica se lleva el protagonismo. Julià ha utilizado “dos joyas de 1988 que actualmente no cambiaría por nada: una Yamaha Image Custom y una Yamaha Image Deluxe construidas por el lutier Martyn Booth cuando trabajó para esa empresa. Son las ‘culpables’ del sonido poderoso del álbum”.

Difícil de describir –“a mí también me cuesta un poco catalogarlo, fuera de algunas referencias que me han influido… y no tiene nada que ver con lo que he tocado toda la vida”, confiesa–, Alternativament es un compendio de jazz-rock, new age y rock sinfónico, con sutiles pinceladas de blues y ecos de Carlos Santana.

¿El hecho de lanzar un álbum tan “tranquilo” es un reflejo de tu estado de ánimo actual? Sí. Después de dejar el trabajo de diseñador gráfico, me he dedicado durante dos años a llevar a cabo lo que no había podido hacer hasta entonces: componer, grabar, producir y escoger diez canciones que resumieran lo que siento en la actualidad. Esto es, tranquilidad contemplando cómo pasan los días, los meses y las estaciones ante mí.

Pero, por encima de todo, Alternativament es una demostración del virtuosismo estilista y elegante de Julià. Su sonido cristalino, plácido y relajante (con trinos de pájaros en Jardins a la fresca), melancólico (con la guitarra imitando el lamento de las ballenas en La tristor de les balenes), ensoñador y cinemático, lo hace ideal para escuchar mientras conduces por una carretera solitaria de noche o mientras contemplas cómo cae la lluvia desde tu casa.

¿Tienes intención de presentar el disco en directo? Si se diera la oportunidad y encontrara los músicos adecuados, no lo dudéis. Pero hoy en día, tal y como está el patio, lo veo muy difícil… La música aquí ha cambiado mucho y mi oferta tiene un mercado pequeñito.

Las canciones, comentadas por su creador

Portada del debut de Julià

En un trabajo de tan difícil catalogación como Alternativament era necesaria una cierta explicación de las intenciones de su autor. Así que le pedí a Xavier Julià que me hablara de las fuentes de inspiración de cada tema:

“Jardins a la fresca” es un pequeño homenaje a mis antepasados malagueños. Imagino a mis abuelos en el patio lleno de flores y pájaros cantando.

“La tristor de les balenes” es un grito a la humanidad, con sonido a lo Larry Carlton, para que dejemos de destrozar un planeta que estamos demostrando que ya no es nuestro… ¡es de las ballenas!

“AG Blues” confirma mi pasión por el blues, de Luther Allison a John Mayer pasando per Robben Ford, y todo lo que puede llegar a hacerse con tres sencillas notas. El blues me fascina como guitarrista… ¡es un aprendizaje sin fin!

“Rosella” es un grito para dejar atrás la tristeza y mirarla con positivismo. Hay el ambiente de un concierto multitudinario de Mark Knopfler y la fuerza de la música de Hans Zimmer en “Interstellar”.

“Es fa fosc a Greenock” rememora los sonidos new wave que escuché de joven, y es un particular homenaje al gran John McGeoch, guitarrista de Magazine, para mí poco valorado y poco recordado. Un crack.

Contraportada del CD

“Alegria” responde a la tranquilidad de la vida repasada a cámara lenta y a la alegría que se desprende. Es un pequeño homenaje a una canción de Mark-Almond que oí en la radio cuando era muy joven y grabé en casete, “New York State of Mind / The City”.

“Festa” es un claro tributo al sonido particular y único de mi querido Carlos Santana.

“Nostàlgia” es un poema a la maldita añoranza que un día u otro te hace perder el sueño para recordarte amargamente los maravillosos momentos vitales que nunca más podrás revivir.

“Blues for Ukraine”: desde que estalló esta estúpida guerra no podía grabar nada, la cabeza me daba vueltas y quería ayudar en lo que fuera, hasta que, al final, salió este grito de paz en defensa de la población inocente. Para que brillara aún más, pedí ayuda a mi amigo Eme Gallardo, que lo borda con el saxo.

“Viatge a l’Infinit” está dedicada a la que me ha aguantado con la “guitarrita” toda la vida, mi mujer Cristina. Aquí se pueden intuir ecos de Antonio Vega.

Y concluye: “Estas serían un poco las inspiraciones del disco, aunque el 99 % restante es Xavier Julià”.

2 comentarios en “La tranquilidad virtuosa de Xavier Julià”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s