conciertos, discos

Wax & Boogie, la espera ha terminado

Sin duda, es uno de los discos más deseados de la escena estatal de rhythm’n’blues… si consideramos que han pasado ya tres años desde su anterior trabajo, 7 Years (2019). Pero, por suerte, todo llega: el 21 de mayo Wax & Boogie presentan en Barcelona su quinto largo, Make Up Your Mind.

Como en su álbum previo, Wax & BoogieSter Wax (voz), David Giorcelli (piano y órgano), Reginald Vilardell (batería) y Oriol Fontanals (contrabajo)– cuentan con el featuring del saxofonista (tenor y barítono) británico Drew Davies, quien vuelve a encargarse de la grabación y de las mezclas, además de ejercer de coproductor.

Make Up Your Mind también se ha registrado en los estudios Jump Start de Davies cerca de París, entre el 29 de junio y el 2 de julio de 2021. En esta ocasión, la banda barcelonesa ha incorporado a dos invitados especiales, los guitarristas Lalo López (de Fundación Tony Manero) y Johnny Big Stone (líder de The Blues Workers, entre otros proyectos).

La atractiva y llamativa imagen de la portada (y contraportada) es obra del ilustrador y diseñador El Marquès, autor de carátulas y carteles para artistas como Pokey LaFarge, Enma Fernández y Brighton 64.

La presentación en sociedad de Make Up Your Mind tendrá lugar el próximo 21 de mayo (dos pases, 19:30 y 21:30) en el Milano Jazz Club de Barcelona, con la misma formación que ha grabado el disco, invitados incluidos. Yo de ti no me lo perdería por nada del mundo…

Make Up Your Mind, simplemente épico

Ilustración de El Marquès para la portada del disco

Make Up Your Mind es la confirmación del camino que el grupo ya apuntaba en 7 Years: la consolidación como destacados compositores del tándem Ster Wax-David Giorcelli y su apertura más allá de las fronteras del boogie woogie, además del afianzamiento de su colaboración creativa con Drew Davies.

Entre los once temas de este quinto álbum –después del directo Lost In A Dream. Milano Club Blues Nights (2012), Everynight (2014), Come With Me (2016) y el citado 7 Years–, encontramos tres compuestos por la pareja.

Another Push es un desenfrenado boogie woogie para la exhibición del piano, más en la línea clásica del combo, aunque incluye unos interesantes cambios de ritmo y la explosión de saxo de Davies, con la locomotora de Fontanals y Vilardell a todo gas.

You Don’t Know How To Treat Me es un arrollador rock’n’roll que empieza de forma parecida al Last Night (1961) de los Mar-Keys, uno de esos temas que en directo se transformará en una bomba, con Drew sacando humo y David emulando a Little Richard (o a Jerry Lee Lewis, si se prefiere, con glissando incluido), con momentos de protagonismo para Vilardell.

Y Many Days, una tremenda balada swamp pop de esas con las que no te despegas de tu pareja en toda la noche, conducida por el carnoso contrabajo, la milimétrica batería, el piano tabernario y el tórrido saxo, te traslada a un garito oscuro de Nueva Orleans mientras el mundo se hunde a tu alrededor. “Many nights I dream of you /… / waiting for you to finally get closer to me”: Ster directamente te coge en sus brazos, te seduce y te hace perder la cabeza.

Ster, en la contraportada de «Make Up Your Mind»

Giorcelli se reserva en solitario la autoría de Celli’s Jump, un acelerado y trepidante instrumental jump boogie con el endiablado piano en primer plano y el saxo pisándole los talones, como el Correcaminos corriendo por el desierto mientras el Coyote intenta atraparlo (y esta vez los inventos de ACME le funcionan).

En Make Up Your Mind también encontramos tres cortes compuestos por Davies. El titular, con la guitarra de Johnny Big Stone, el saxo barítono de Jean Marc L’abbé y un inicio que parece arrancar con el The Things That I Used To Do de Guitar Slim, es un apabullante slow blues para el lucimiento del guitarrista, con un virtuosismo digno de Ronnie Earl.

I Keep On Losin’ se abre con el contrabajo sinuoso de Fontanals, al que se suma la excelente guitarra de Lalo López (muy en el papel de Steve Cropper), los metales bien engrasados –se añaden la trompeta de Thomas Mestres y el saxo barítono de L’abbé– y el órgano de David. Hit soul rompepistas a lo Stax, deja en ridículo los intentos revivalistas de sellos como Daptone. Aquí asoma el pasado soul de Ster, un género para el que está especialmente dotada debido a su privilegiada voz.

Y Free And Alone, tremenda balada rhythm’m’blues con el sensual saxo de Davies acariciando la prodigiosa voz de la cantante, comedida y profunda, pero con unos tremendos malabarismos vocales, parece un clásico eterno de, por un poner, Etta James. You know what I mean.

En el álbum no podían faltar las versiones, cuatro en esta ocasión, escogidas como siempre con buen olfato y mejor gusto. Cuidado con las confusiones: el Stand By Me no es la balada popularizada por Ben E. King del mismo título, sino la canción del guitarrista de Nueva Orleans Guitar Slim publicada como single por Specialty en 1955. Un jump blues bastante fiel al original pero muy superior a la adaptación de Rusty Zinn de 1996, con Ster incorporando chillidos a lo Little Richard –lo que acentúa su toque de rock’n’roll primitivo–, un Davies atronador respondiéndole y un David imperial.

You Don’t Know How To Treat Me: bomba en directo

El célebre Don’t Get Around Much Anymore de Duke Ellington –grabado en 1940 en formato instrumental como Never No Lament; su título cambió al ponerle letra para convertirse en un estándar de esos que han interpretado Dr. John, Tony Bennett, Michael Bublé, Natalie Cole etc. etc.– es más rhythm’n’blues que jazz, aunque elegante a raudales. Aquí Wax se suma a la ilustre lista de genios (y genias) que la han adaptado anteriormente.

Tell Me Everything You Know (de Dorie Williams, cara B del single Your Turn To Cry), permanece muy fiel a los arreglos del original; eso sí, con un monumental David al órgano y la sección rítmica desencadenada, para convertirse en otro rhythm’n’blues-soul rompepistas sesentero que invita al baile como si no hubiera un mañana.

Y llegamos a That’s Life. Grabado por primera vez por Marian Montgomery en 1964, lo popularizó Frank Sinatra en 1966 y lo convirtió en un emblema del croonerismo. Mecido por el espléndido órgano (alternado con piano) de Giorcelli –de hecho, los arreglos son muy parecidos a los del cover canónico de La Voz, que también repetiría Big Maybelle cuando adaptó la canción–, y con una Ster majestuosa, tiene todos los números para erigirse en el nuevo caballo de batalla de la banda solicitado por el público tras el At Last de Etta James.

That’s Life volvió a la primera plana tras ser utilizada en la película Joker (Todd Phillips, 2019) en varias secuencias y como representación del carácter del personaje de Joaquin Phoenix, como en la brillante escena final. Un himno para salir adelante ante las adversidades de la vida que a muchos nos serviría en estos momentos.*

En sus pasajes más blues, jump y boogie el nuevo álbum de Wax & Boogie (featuring Drew Davies, no lo olvidemos) me recuerda al mítico Blues Train (1983) que reunió al gran Big Joe Turner con Roomful Of Blues, con la producción de Doc Pomus, el saxo de Greg Piccolo, el piano de Al Copley (y también Dr. John) y la guitarra de Ronnie Earl. Así de fabuloso y épico suena este Make Up Your Mind.

*No puedo dejar de mencionar en esta crítica un detalle personal: en la ceremonia laica de despedida a mi madre –y como hice cuando murió mi padre–, escogí las canciones que debían sonar. A ella le gustaba mucho Frank Sinatra, y recuerdo que una vez me dijo que My Way era su tema favorito. Obviamente, fue el primero en escucharse, seguido por otra gran balada del crooner, All The Way. Y, para terminar, qué mejor que That’s Life, y qué mejor que con la voz de Ster Wax.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s