discos

Elvis Costello, una ruptura con elegancia

La discreción de un caballero

A diferencia de esa “estrella” hortera, protagonista del circo mediático por dejar verde a su ex en una canción, algunos artistas tienen la capacidad de reconvertir el dolor de una relación rota en una fuente de inspiración. Este sería el caso del cantautor británico en North, un disco muy íntimo fruto de sus vaivenes amorosos.

“Some things are too personal / Too intimate to spill / And gentlemen don’t speak of them / And this one never will”: sirvan estas frases de la canción Let Me Tell You About Her para demostrar que Elvis Costello no sucumbió al rencor y a la venganza en North –editado por Deutsche Grammophon en 2003–, sino todo lo contrario.

Como él reconoció, se establecía un hilo argumental desde el primer tema, You Left Me In The Dark, con el corazón resquebrajado tras su matrimonio con Cait O’Riordan: “You left me standing alone / Although I thought that we could not be parted / But if I’d only known / That this would be the last loving remark / You left me in the dark”.

En lugar de recurrir al reproche y el insulto, en Someone Took The Words Away reconocía su incapacidad para expresarse: “It’s strange to finally find myself so tongue-tied / A change has come over me / I’m powerless to express / Every thing I know but cannot speak / And if I try my voice will break / Someone took the words away”.

Y seguía con su elegancia en When Did I Stop Dreaming?“Pardon me, if I seem distant and strange / Just tell me when did I stop dreaming? / Let me get this straight / Did I hallucinate? / This fine and helpless feeling”– y en Fallen“And I believed that life was wonderful / Right up to the moment when love went wrong”–.

El artista compungido

A partir de When It Sings, Costello cambiaba de humor y desnudaba sus emociones con la esperanza de un nuevo romance, su incipiente relación con la vocalista y pianista Diana Krall, hasta llegar a I’m In The Mood Again: “You took the breath right out of me / Now you’ll find it in the early hours / In a lover’s song”.

Para hablar de sus heridas y de sus ilusiones, el británico optó por una fórmula que parecía una secuela de su colaboración con Burt Bacharach en Painted From Memory (1998), un álbum que formará parte del lujoso boxset The Songs of Bacharach & Costello que se publicará el 3 de marzo con gran cantidad de material inédito.

Entre sutiles orquestas de cuerdas y metales y el acompañamiento de un piano, con un cuidado especial de los arreglos y la estructura de las canciones (nada de hits inmediatos), sacó su alma de crooner, con influencias de las torch ballads, los temas de compositores de Broadway como Stephen Sondheim, un cierto regusto de cabaret y la sensibilidad jazz de un Chet Baker.

Es difícil destacar canciones, porque todas eran joyas, pero Fallen, Let Me Tell You About Her, Can You Be True?, When Green Eyes Turn Blue e Impatience eran excepcionales. Más aún, si tenemos en cuenta que Costello se acompañaba de compinches como Steve Nieve y Pete Thomas –de The Attractions– y The Brodsky Quartet, y de jazzmen como Peter Erskine, Lee Konitz y Marc Ribot.

Por si todo esto fuera poco, North presentaba aún más sorpresas: primera, un DVD con tres temas, en el que el gafudo también hablaba del álbum; y segunda, un código PIN para descargarse una canción exclusiva, North. Por cierto, la prestigiosa web Pitchfork le dio al disco una puntuación de 3,9… Eso sí es un escándalo, y no la bazofia de la colombiana resentida.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s