Enma Fernández: ¡mucho cuidado con el chico del piano!

Enma Fernández: más allá del rhythm’n’blues.

Hey Chico!! Esta llamada, además del título del álbum de debut de Enma Fernández, sirve perfectamente para centrar nuestra atención en uno de los pianistas y cantantes de rhythm’n’blues (aunque esa etiqueta no le hace justicia) más interesantes de la escena barcelonesa.

¿Y por qué digo que lo de rhythm’n’blues se le queda corto a nuestro protagonista? Porque esa es solo la punta del iceberg de su música. Pero vayamos a los orígenes: pianista especializado (sí) en rhythm’n’blues y rock’n’roll, ha liderado formaciones como Lewis Enma & The BCN Fireballs en 2011 –un grupo nacido como un homenaje al gran Jerry Lee Lewis en particular, pero también a otros héroes del rock’n’roll de los cincuenta–, Enma Fernández & The Bayou Band en 2013 –combo dedicado a los ritmos de Nueva Orleans, del boogie woogie al swamp pop, del jazz al blues– y el Enma Fernández Trio, donde mezcla el repertorio de los anteriores con otras influencias.

Muchas veces la percepción del público es parcial, y solo se queda con una determinada faceta de un artista. A Enma esto también le ha ocurrido, y para una parte de sus seguidores siempre será ese showman espectacular, discípulo / émulo aventajado de Jerry Lee Lewis… algo que no es negativo per se, pero que oculta su riqueza y personalidad musical. Y para demostrar que existen muchos Enma Fernández, nada mejor que su álbum de debut.

Portada del debut de Enma Fernández.

De entrada, Hey Chico!! (2019), producido por el propio artista, llama la atención por la presencia de Mike Mariconda en los créditos (encargado de la grabación y la mezcla junto con Marc Tena en los estudios Sol de Sants). ¿Y quién es este personaje? Pues un músico neoyorquino, residente en nuestro país, conocido por producir a un montón de grupos de garage y punk (The Devil Dogs, The Pleasure Fuckers, The New Bomb Turks…), además de formar parte de The Raunch Hands. En España ha ampliado su campo estilístico (soul, funk, rock’n’roll, doo wop, jump blues, rhythm’n’blues, americana…) al trabajar con Blueroomess, Los Chicos, Guadalupe Plata, The Excitements, The Limboos, The Velvet Candles, The Big Jamboree, The Slingshots y Dixie Town, entre otros.

La participación de Mariconda no es baladí: hace que el álbum se aleje del mero revivalismo y adquiera un sonido contemporáneo y salvaje. En otras palabras: no solo libera al animal escénico que es Enma, sino que le da alas y ofrece un retrato cercano a sus explosivos shows en directo. La cosa ya empieza caliente con el corte titular –una de las tres únicas versiones del disco–, una variante del instrumental Chico de Allen Toussaint (grabado en un single de 1960 como Al Tousan en el mítico estudio de Cosimo Matassa) que Fernández enriquece al ponerle letra, y que evoluciona desde un ritmo de Nueva Orleans hasta un mambo, entre los toques latinos de los metales, la sutil lap steel de El Lega, un solo de piano muy latin jazz y los coros de The Velvet Candles.

Los otros temas ajenos son el Snake de Oscar Brown Jr. (de su álbum Tells It Like It Is! de 1963), un sensual medio tempo jazz que empieza íntimo, conducido por el contrabajo de Álvaro Taborda, con una tensión amenazante hasta el estallido de metales; y el The Monkey Speaks His Mind de Dave Bartholomew de 1957, un intenso rock’n’soul recitado, de nuevo con los Velvet Candles, con un guiño al riff de guitarra del Get It On de T. Rex y con la vista puesta en el cover que hicieron The Fabulous Thunderbirds en T-Bird Rhythm (1982).

El ciclón en acción.

En comandita con Mariconda, Fernández es el autor del irresistible rhythm’n’blues chasqueadedos Big City Lights y del desenlace latino del álbum, Southern Suite, con otro solo de piano latin jazz envuelto entre las calientes percusiones de Marc Trias. Y en tres de los mejores cortes, Enma ha contado con su amiga Sandy Lewis en la composición de las letras: el rhythm’n’blues con ecos del Van Morrison era Moondance (1970) Moon Over Paris, con un brillante solo de guitarra de Héctor Martín en pugna con los metales; la grandiosa balada soul Take Your Love Away, con el Fender Rhodes, sus vientos sedosos y los coros de Anita O’Night (líder del combo de rockabilly The Mercury Trio), uno de esos temas que habría bordado Amy Winehouse y que deja en ridículo a la mayoría de bandas revivalistas de black music patrias y extranjeras; y, sobre todo, ese Send Me Back To New Orleans, con jolgorio de brass band, coros de los Velvet y espectacular batería de Roberto Olori, que conjura la rumba orleana de Professor Longhair, Dr. John, Allen Toussaint y todos los pianistas de la maravillosa villa de la Louisiana, y que merece entrar en la misma categoría de los himnos clásicos dedicados a The Big Easy.

En solitario, el cantante y pianista barcelonés firma el acelerado y trotón rhythm’n’blues a lo Mess’ Around de Ray Charles Wake Up, con inusitados cambios de ritmo y saxo explosivo, y ese luminoso hit de pop sesentero titulado The Longest Road, imposible de dejar de tararear una vez lo has escuchado por primera vez, que evoca a Tom Jones, pero también a ilustres parejas como Lee Hazlewood & Nancy Sinatra –aquí, con la voz de Anita, quien, para mi gusto, tal vez hubiera merecido un mayor protagonismo–.

Y así, tema tras tema, Enma Fernández consigue reivindicarse en Hey Chico!! como un artista mucho más complejo de lo que algunos podían creer a simple vista (y escucha). Y esa sensación crece aún más en la plasmación al directo. El pasado 17 de mayo, en la sala La Nau de Barcelona, un servidor quedó absolutamente pasmado en el concierto de presentación del disco.

Cartel del concierto de presentación de Hey Chico!! diseñado por El Marqués.

Fernández contó para la ocasión con una big band integrada por la mayoría de los instrumentistas que han participado en su debut, es decir, Pol Prats (saxo tenor), Nil Mujal (saxo tenor), Joan Mar Sauqué (trompeta), Jordi Prats (saxo barítono), Héctor Martín (guitarra), Álvaro Taborda (bajo eléctrico y contrabajo), Roberto Olori (batería) y Marc Trias (percusión), junto con invitados especiales como Spencer Evoy (saxo tenor y presentador; componente del grupo londinense de rock’n’roll MFC Chicken), Anita O’Night (voz) y El Lega (pedal steel).

Además de interpretar con nota altísima nueve de los diez temas del álbum (solo quedó fuera el que lo cierra, Southern Suite), Enma nos demostró sus ricas influencias con varias versiones, a cuál más tremenda. Del divertido Batman To The Rescue de LaVern Baker (la mezcla de su célebre Jim Dandy con el tema de Batman de Neal Hefti, grabada en 1966), con los metales vacilando con la sintonía de la serie televisiva, al Have Love Will Travel (pero no al estilo doo wop de la original de Richard Berry & The Pharaohs de 1960, sino en la lectura garagera de The Sonics de 1965); del jump blues The Wobble (1959) de Jimmy McCracklin al Shake Your Hips (en una adaptación más cercana al Chris Isaak pantanoso y húmedo de Baby Did A Bad Bad Thing que al estropicio que en 1972 oficiaron The Rolling Stones del clásico de Slim Harpo de 1965).

Enma y su banda en La Nau, el 17 de mayo de 2019. Foto: Sandy Vogiatzis

Y claro, para no decepcionar a sus seguidores no podían faltar un par de canciones popularizadas por Jerry Lee Lewis: el primero, Don’t Put No Headstone On My Grave (un tema del cantante country Charlie Rich que el Killer grabó en 1973); el segundo, en el bis, Whole Lotta Shakin’ Goin’ On, grabado originalmente por Big Maybelle en 1955 –aunque Fernández dejó claro que la tocaría como Little Richard–, que fusionó con otro hit del Melocotón de Georgia, Good Molly Miss Molly.

Enma Fernández es todo un prodigio que no tiene nada que envidiar a grandes pianistas y cantantes contemporáneos de (o influidos por) Nueva Orleans como Harry Connick Jr., A. J. Croce o Jon Cleary, que han tomado como base la tradición de esa ciudad para abrir su sonido a otros estilos (rock’n’roll, soul, latin jazz…) y crear un sello propio que, en otros lugares y con el viento a favor de la prensa especializada, podría llegar muuuuy lejos.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

About Ciudad Criolla

Ciudad Criolla tiene como objetivo constituirse como un punto de referencia para todos los aficionados a la roots music elaborada en Estados Unidos; una roots music cuyo principal rasgo es, precisamente, su impureza construida sobre una mezcla de influencias.

2 responses to “Enma Fernández: ¡mucho cuidado con el chico del piano!”

  1. Maria says :

    Me encanta!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: