entrevistas

Chris Hillman, el otro (escéptico) padre del country-rock

Pese a su papel decisivo en la génesis del country-rock en bandas como The Byrds y The Flying Burrito Brothers, Chris Hillman no es un tipo especialmente pródigo a la hora de grabar. En 1998, con motivo de la publicación de Like A Hurricane, mantuve una conversación telefónica con el músico californiano.

Todo un carrerón: en su currículum, Chris Hillman debería incluir “miembro fundador de The Byrds, The Flying Burrito Brothers, Manassas, The Souther-Hillman-Furay Band y The Desert Rose Band”. Demasiado para un chico que empezó tocando la mandolina en el circuito bluegrass de su California natal. “Cuando era joven, pensaba que esto era un hobby, que iría a la universidad y me licenciaría. A veces lamento no haberlo hecho, pero he tenido una buena carrera”.

Junto con Gram Parsons (1946-1973), Hillman es considerado el padre del country-rock o country progresivo, aunque él se muestra escéptico al respecto. “No lo creo, yo solo soy padre de mis hijos. Únicamente intentaba hacer cosas diferentes. Creo que Parsons y yo llevamos el country a otro lugar, y lo hicimos un poco más interesante, pero no fue intencionado. Formábamos parte de una evolución”.

Sin embargo, reconoce haber abierto una brecha para la fusión de country y rock seguida por otros. “Sé que Dwight Yoakam escuchó mucho a los Burrito Brothers, y Steve Earle también es un gran fan del grupo”.

Con la sabiduría aportada por más de tres décadas en la carretera, el exbajista de los Byrds es bastante crítico con el country alternativo. “Algunos son buenos, otros son malos. Hay muchas bandas de country-rock en Nashville, y todas suenan como una mala imitación de los Eagles. Así que no conozco nada interesante. Bueno, sí, me gustan Wilco y Billy Bragg”.

La decepción de Hillman también se extiende al country más purista surgido en nuestros días. “No me gusta. Prefiero a Vern Gosdin, Waylon Jennings, George Jones, Merle Haggard… Eso es country, pero no lo puedes escuchar en la radio porque las emisoras no pinchan a los clásicos, aunque sean mucho mejores y más interesantes”.

Tras un período de inactividad, Hillman ha vuelto con un nuevo trabajo, Like A Hurricane (1998). “Dejé la Desert Rose Band en 1994. He hecho giras durante treinta y cinco años y estaba cansado”, confiesa. El cantante se muestra muy satisfecho de su nuevo disco y del hecho de grabar en Sugar Hill: “Prefiero estar aquí que en otro gran sello, porque no tengo la presión de hacer hits para la radio, y me dejan grabar lo que quiero. Además, tengo 54 años. La mayoría de artistas de mi edad que durante los años sesenta, setenta y ochenta sonaban constantemente en la radio y fueron grandes estrellas tienen muchas dificultades para aparecer en los medios o conseguir un contrato discográfico. Por eso me siento muy afortunado de poder grabar hoy en día”.

Entre los proyectos inmediatos de Hillman hay una gira europea. “Un set acústico, con tres personas, y canciones de todas las bandas donde he estado. Así que será un show muy largo, quizá demasiado largo y aburrido. Si alguien del público me pide una canción de los Byrds la tocaré… si me acuerdo”. Buen humor no le falta, desde luego.

Desde Like A Hurricane, Hillman se lo ha tomado con calma: únicamente ha publicado The Other Side (2005) y Bidin’ My Time (2017) como solista, y, junto con Herb Pedersen, Way Out West (2002) y At Edwards Barn (2010).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s